El impacto económico de la brecha de género en el empleo supera los 200.000 millones, el 16,8% del PIB

  • Las mujeres cobran al año un 21,9% menos, es decir, 5.784 euros menos anuales
  • El estudio ‘Coste de oportunidad de la brecha de género en el empleo’, elaborado PwC, apunta que si la tasa de empleo de la mujer se igualase a la del hombre, aumentaría la producción y supondría la creación de 2,3 millones de puestos de trabajo.

    El estudio hace alusión a las diferencias de género en la elección de estudios y profesiones, así como a la incorporación tardía de la mujer al mercado laboral, junto a la falsa corresponsabilidad en los roles familiares y domésticos, y otras barreras de índole social y cultural, lo que conforma un difícil escenario al que se enfrenta la mujer en el terreno laboral. «El informe desvela datos de importancia estratégica y de gran magnitud, la mayor de los siete análisis realizados hasta la fecha por ClosinGap».

    «Las conclusiones ponen de manifiesto la necesidad de que se produzca un cambio en el empleo para asegurar la igualdad de oportunidades en el mercado laboral. Solo así podremos aprovechar todo el talento femenino y reducir el enorme impacto que esta brecha genera para el conjunto del país», añade.

    «Este informe habla también de sobrecualificación de las mujeres o de que los trabajos a tiempo parcial llevan nombre femenino, y concluye que reducir las diferencias en el mercado laboral entre mujeres y hombres es el primer paso para seguir avanzando en la reducción de otras brechas de género, como las de corresponsabilidad, pensiones, ocio o salud».

    Menos puestos en presidencia y alta dirección ocupados por mujeres

    El informe puntualiza que la jornada parcial es más frecuente entre las mujeres, que tienen que optar por reducir su horario para dedicarse al cuidado de niños o mayores. De este modo, la reducción de la jornada es un factor destacado que acrecienta la brecha de género en el empleo, con una diferencia de 17 puntos porcentuales en 2018: por cada hombre que trabaja a jornada parcial, hay 3,5 mujeres.

    El papel que la educación tiene, en especial la universitaria, para acceder a mejores condiciones laborales, tanto en cargo como en salario. En España, la proporción de mujeres de entre 25 y 64 años con estudios superiores es mayor a la de los hombres, con una diferencia de 5,2 puntos porcentuales. A pesar de ello, siguen existiendo diferencias significativas por género en la elección del campo de estudio y pone de ejemplo las titulaciones STEM (Sciences, Technology, Engineering and Maths), que encabezan el ranking con una ratio de 2,85 hombres por cada mujer. Las mujeres también son el grupo más afectado por la sobrecualificación, pues por cada hombre con formación universitaria que trabaja en puestos de menor rango, hay 1,12 mujeres.

    El desequilibrio sectorial sigue alimentando la disparidad de géneros en el mercado laboral, una situación que provoca que las mujeres estén más presentes en profesiones con salarios tradicionalmente más bajos, aumentando, a su vez, la brecha salarial.

    Solo un 8% de los cargos de presidencia y un 9% de las posiciones de alta dirección están ocupados por mujeres, cifras que, evidencian el ‘techo de cristal’ existente en España, a pesar de que hay más mujeres que hombres con estudios superiores.

    Un claro ejemplo es la baja representación femenina en los consejos de empresas del Ibex-35 (26%), cifra que coloca al país a gran distancia de otros países europeos.

    Las mujeres dedican más horas al cuidado del hogar y de los hijos

    Las mujeres en España trabajan 5.3000 millones de horas menos al año que los hombres, es decir, un 28% menos, fruto de una tasa de participación laboral menor y con más contratos a tiempo parcial. Al día, ellas dedican dos horas más que ellos al hogar y 46 minutos más al cuidado de los hijos/as.

    En la brecha salarial, cuantificada en cerca de 5.800 euros en salario anual y en 2,2 euros menos la hora en términos de horas trabajadas, la edad juega un papel determinante: a mayor edad, más se agudiza la diferencia, que asciende al 22,5% en el grupo de 55 a 64 años. Por último, la jornada parcial incide de forma negativa en la brecha salarial con una diferencia de sueldo por hora de 1,8 euros, es decir, las mujeres cobran cerca de un 15% menos por hora que los hombres a media jornada, concluye el informe.

    FUENTE:  INFOLIBRE

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *